jueves, 30 de abril de 2015

¿Cómo entrenar para correr ultras distancias en el monte?



Desde hace unos meses algunas personas se me han acercado o de alguna manera me han hecho algunas preguntas, sobre correr en el monte y sobre largas distancias.
Honestamente no me creo ningún gran experto, yo todavía estoy aprendiendo y preguntando por igual. Pero, entiendo por qué me preguntan y así como han sido tan amigables y de gran ayuda todos aquellos a los que he preguntado, he tratado de ayudar con mis experiencias al que quiera.

Aquí resumiré las preguntas más frecuentes y lo que yo he hecho. Entiendan bien, LO QUE YO HE HECHO. Claro, a raíz de experiencias que ya he vivido y darme cuenta que algunas cosas no las estaba haciendo bien y además con aclaraciones de expertos y sobre todo adaptándolas a MI en particular. Esto siempre lo repito, ya que no somos iguales y cada quien busca o tiene un objetivo, mentalidad y forma de vida diferente, y definitivamente un entrenamiento no puede ser igual para una persona que quiere ganar una carrera y otra que solo quiere terminarla.

Diferencia entre correr carreras en asfalto y carreras en el monte.

Esta fue la más fácil. Definitivamente no es lo mismo.
Entrenar para carreras en asfalto es prácticamente el mismo ejercicio para cada una. Las rutas de estas carreras son prácticamente todas iguales. Asfalto y planas. Aun cuando nos quejamos de algunas elevaciones que se encuentran, les aseguro que cuando comienzas a ir al monte, ya no vuelves a encontrar que esas carreras tienen tal elevación. Además, la tendencia es siempre hacerlas lo más planas posibles. Que sean rápidas, venden más, todos queremos ser rápidos.
Las carreras en el monte es todo lo contrario, que sean diferentes y lo más duras y difíciles es lo que muchos buscan. Esto hace que el entrenamiento para cada una sea bastante más específico. No solo sería el desnivel y que estás corriendo en terrenos posiblemente diferentes en cada una, también está el factor clima, ya que vas a pasar bastante más tiempo del que general te toma hacer la misma distancia en asfalto.

Es el primer error que cometí y todos cometerán. Querer creer que harás tu primer carrera en el monte en un tiempo aproximado a lo que haces en esas distancias en el asfalto. Yo fallé por casi dos horas en el pronóstico del primer evento que hice, que fue un 50k, y esto no quiere decir que me fue mal. De hecho, luego de ese evento creo he pasado los 50k más rápido en todas las ocasiones que se me ha presentado la oportunidad, ya sea en medio de una distancia más larga o corriendo esa misma distancia. El asunto es que esa carrera y ruta era bastante difícil y yo no sabía ni en lo que me había metido. Pero la gocé muchísimo.


¿Cómo entrenar para carreras en el monte?

Corriendo en el monte.

Desde que empezamos a correr en el asfalto, nos dicen que tratemos de saber y conocer lo más posible la ruta en que será la carrera, para poder entrenar y prepararlas bien y no tener sorpresas el día de esta. Entonces no es muy diferente la estrategia para las carreras en el monte. Lo diferente es la gran cantidad de variables que hay entre un evento y otro. Correr en arena, tierra, rocas , raíces, agua, nieve, elevaciones, altitud, calor, frio, hacen que la ecuación se complique y mucho más aun cuando inclusive en el mismo terreno la distancia es más larga. No es lo mismo 40k que 160k aunque estés corriendo en el mismo circuito todo el tiempo. Ahí entrarán los factores, cansancio, cambios de temperaturas por las horas del día, la alimentación, etc.
Entonces, sabiendo todo esto, entrenar para cada carrera en el monte nos lleva a investigar un poco más, para saber a qué nos enfrentaremos y en la medida de lo posible tratar de imitar o buscar dónde entrenar para estos eventos.

Nosotros que vivimos en una isla y además tropical, se nos hace difícil encontrar ciertas cosas. Por ejemplo, por más que he buscado, no he encontrado nieve en República Dominicana, ni las temperaturas a las que he tenido que enfrentar, pero contrario a lo que muchos pueden creer, para mí llevamos una ventaja. El frio se combate con más ropa, el calor por el contrario no se combate quitándose la ropa. Con esto no quiero decir que ya todo está resuelto, porque definitivamente hasta la respiración es diferente en el frio, pero tenemos que ser positivos, optimistas y creativos, de lo contrario no nos atreveríamos a enfrentar ciertas cosas.
En RD tenemos una cordillera central que presenta muy buenas alternativas para al menos tener ciertas experiencias.

Correr ultras distancias y sobre todo con desniveles.

De toda la experiencia que llevo en esto del correr en el monte y ultras distancias, les puedo decir, que la combinación de las dos es la que ha hecho y hará que todos los que lo intenten tengan que utilizar todas aquellas buenas y necesarias prácticas que siempre escuchamos y nunca les hicimos mucho caso o por dejadez  y/o falta de necesidad no hicimos.
Escuchamos la palabra ultra distancia o vemos un número como 160k y creemos que hay que correr todo lo que corrimos en los últimos cinco años, pero en un mes. Pero no es así. Sí hay que correr bastante más, sin fondos esas piernas no sabrán lo que es estar cansadas y seguir corriendo de cualquier manera, pero no es tanto como se puede creer. Lo que estos fondos no pueden ser todos en el asfalto plano, hay que hacerlos en los terrenos que pretendemos correr, sobre todo buscar las elevaciones y los descensos que son los que más nos van a afectar cuando estemos muy cansados y todavía falten casi cien kilómetros.
Dicho todo lo anterior, me lleva a decirles al menos una de las cosas que yo nunca hice mientras solo corría en asfalto y nunca pasé del maratón. Escojo solo esta, porque para mí, y muchos de los amigos ultra maratonistas que he consultado, es la herramienta que más ayuda a soportar la ultra distancia con desniveles. FORTALECIMIENTO FISICO.  

Por años me decía a mí mismo que debía ir al gimnasio, no necesariamente el gimnasio, pero que tenía que fortalecer y balancear mi cuerpo, pero nunca lo hice.
Recuerdo que en esa primera carrera de 50k, que tenía bastante desnivel y caminos técnicos, terminé con un pequeño dolor en una rodilla. Nada grave, no me hizo dejar de hacer mi entrenamiento para mi primer 80k un mes después.
En esa primera carrera de 80k, tan pronto pasé la marca de los 60 kilómetros tuve un dolor punzante en una de mis rodillas, que no me permitía correr. Caminé por buen rato y luego terminé corriendo. Todavía pasado esto, me repetía lo mismo, tengo que hacer fortalecimiento, pero no lo hacía. Hasta que explotó una lesión en una rodilla que casi no me permite participar en la carrera que siempre quise hacer. Entonces como buen dominicano, puse el candado después que entraron los ladrones, y en mi caso con los ladrones adentro, porque tenía que entrenar y fortalecer la rodilla ya que no tenía mucho tiempo para preparar aquella carrera.
Resulta que no es la rodilla lo que tienes que fortalecer cuando te duele la rodilla, es todo el cuerpo. Hay que tener un balance general que hace que todo funcione de una mejor manera y se eviten las lesiones.



El mejor consejo que les puedo dar, y que me han dado muy buenos corredores, es preferible  no hacer una corrida cualquiera solo por decir que corrí más kilómetros esta semana y mejor vayan al gimnasio o a cualquier lugar y hagan una rutina que les ayude a fortalecer y balancear su cuerpo, al menos dos veces por semana.


JLM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada